Tras un periodo de elecciones movidas, ahora toca la época de los pactos de Gobierno, y en esas andamos. El Partido Popular es el encargado por el Rey en primera instancia para realizar un pacto de Gobierno para conseguir dominar tanto el Congreso como la Moncloa, sin embargo, lo va a tener muy complicado por su última etapa política, en la que ha hecho pocos “amigos” con los que poder pactar a largo plazo o puntualmente, tan solo Ciudadanos se postula como posible.

Por otro lado el PSOE espera su turno, para que en el caso de que los populares no alcancen la mayoría, ser ellos capaces con su Secretario General, Pedro Sánchez, de conseguir alzarse con mayoría, pero tampoco va a ser fácil. Los diferentes líderes autonómicos, tanto de Andalucía a la cabeza, Extremadura o Castilla la Mancha, ya se han postulado contrarios a que la directiva federal central llegue a algún tipo de acuerdo con los nacionalistas catalanes y sin el apoyo de sus escaños va a ser también casi imposible llegar a una mayoría sólida.

Con este panorama parece que todo nos va a llevar a unas nuevas elecciones en las que todo puede pasar, que el PSOE gane o pierda votos por su estrategia seguida en este periodo, que Podemos también suba, más votos para el Partido Popular…, todo puede pasar.