Una de las peticiones más destacadas que se le ha hecho de forma más habitual a la clase política ha sido precisamente solicitar más transparencia sobre los fondos que cualquier político puede llegar a recibir durante su mandato. La idea es poder evitar todos aquellos casos de corrupción que no hacen otra cosa que proliferar en estos días; se tiene la creencia que, en el caso de que se pueda controlar lo que recibe un político, será mucho más sencillo poder detectar cualquier tipo de anomalía y, en este caso, poder tomar las medidas necesarias para que el mal no se agrave.

De hecho, ya son muchos los políticos los que están predicando con esta forma de actuar, en el momento en el que se lanzan a actuar, en su programa asegura que van a lanzar toda una serie de medidas relacionadas con la transparencia en la política.

Además, en algunos municipios ya se ha hecho: simplemente son los propios concejales ponen a disposición del ciudadano sus cuentas públicas tanto al principio de la legislatura como en el momento en el que ya abandonar el cargo. Se hace una comparación y, si todo está bien, no hay nada que temer.