No son pocas veces los escándalos que se han visto en relación con políticos que sufragar el coste de las limusinas precisamente utilizando el dinero público del contribuyente. Por ejemplo, algunas de estas limusinas pertenecen a la agencia de la página web http://tremendadespedida.com (concretamente del servicio contratar limusinas Barcelona).

limusina

Aquí tenemos que matizar un pequeño aspecto: el hecho de que se pueda gastar dinero público en limusinas es algo que, en principio, está permitido. Es decir, si un político tiene que acudir a un evento que tenga que ver con su mandato, lo podrá hacer porque es algo que ya se ha contemplado. Además, por mucho que nosotros nos podamos llegar a quejar, es algo que está regulado por ley y, a no ser que lo cambiemos, no podremos hacer nada de nada.

La controversia llega en el momento exacto en el que el político utilizar la limusina para otra serie de menesteres que no tienen nada que ver con su carrera profesional. Por ejemplo, algunos políticos se han encargado de poder alquilar estas limusinas para hacer unas vacaciones de lo más sofisticadas. En este caso, en ningún momento se puede llegar a sufragar el coste utilizando dinero público porque aquí estamos haciendo lo que se denomina una “malversación de fondos”.

En cualquier caso, ya han salido muchos políticos implicados en este tipo de acudidos y muy posiblemente la lista todavía se incrementará mucho más. Estamos en un punto en donde el público ya confía muy poco en la política y precisamente esta es una de las razones de ello.

Los expertos apuntan a que se va a producir un cambio que terminará por cambiar las cosas… Sin embargo, todavía queda mucho para llegar hasta allí.