En los últimos meses hemos visto que se han ampliado el número de robos acontecidos en la zona. En un primer momento eran casos aislados y siempre se detenía al agresor sin mucho esfuerzo… sin embargo, según las estadísticas, el porcentaje de estos robos se ha incrementado en torno a un 35%; por lo que considerábamos urgente poder hacer algo para enfrentarnos a la situación.

Hemos incrementado el número de policías en 10 agentes más. De momento estamos haciendo algunas entrevistas personales, pero pronto empezarán a patrullar por nuestras calles.

Esto tendrá dos efectos:

  1. Por una parte, tendrá un efecto disuasorio. En el momento en el que un ladrón vea tanta presencia policial, seguramente se lo pensará dos veces antes de iniciar cualquier actividad criminal.
  2. Por otra parte, en el caso en el que se decida a dar el paso, los agentes estarán preparados para actuar y para utilizar la violencia en el caso de que esto fuera necesario.

Vamos a hacer lo imposible porque nuestro municipio pueda llegar a recuperar esa paz y tranquilidad que siempre, en el pasado, había tenido. Desde el ayuntamiento os prometemos que vamos camino de conseguirlo sin duda.