Es una pena la mala imagen que en muchos países sus líderes políticos muestran, muy escasamente se dialoga para hallar soluciones, su interés por respetar la diferencia de ideas es muy poca y lo da a saber, y otro montón de errores que a diario vemos en las ruedas de prensas políticas, noticias, en nuevas leyes, etc., pero so errores que quizás algunos si saben tapar con otras acciones que disimulen estas fallas.

Pero aquí te mostraremos algunas características de lo que llamamos “mala política” para que no permitas que te engañen y sepas a quien apoyar con tu confianza.

Una mala política se caracteriza por:

  1. A pesar de sus promesas y supuesto empleo de recursos, la situación no mejora.
  2. No asumen sus errores.
  3. Las reuniones son su adicción. Pues sabe que una decisión tomada en conjunto jamás los perjudicara a él solo.
  4. Establecen leyes nada productivas que solo sirven para aparentar que establecen mejoras y se preocupan.
  5. Su historial profesional es pobre al igual que su experiencia y se nota por su falta de léxico y buenos argumentos a la hora de hablar.
  6. Como orador siempre tiende a las falacias Ad Hominem y a la Ex Populum.
  7. Su sonrisa fingida y su empatía obligada.

Compara estas características con el líder que desees y sabrás determinar si su política será buena o no.